elperiodigolf.madridiario.es

Opinión/Carlos García Hirschfeld

El síntoma Carlota

El síntoma Carlota

lunes 17 de octubre de 2016, 09:01h
Pobre. Espero que no se enfade conmigo por titular así justo el día después de su enorme victoria en el LPGA. Pero es que creo que todo lo que ha pasado en las últimas horas es la constatación de algo que lleva pasando desde hace unos años en el golf español.

El trabajo de las Federaciones, el talento y el esfuerzo de varias jóvenes admirables, el camino que abrieron las pioneras… han hecho que hoy estemos viviendo, probablemente, el mejor momento del golf femenino español. Y no hablo sólo por las victorias recientes de Azahara y Carlota, sino por la cantidad de chicas españolas que hoy pueden ponerse en cualquier tee del 1 de cualquier campo del mundo diciendo: “Yo puedo ganar esta semana”.

Para mí el “Síntoma Carlota” es comprobar una vez más que, en todos los casos que conozco, son mujeres que juegan bien al golf, que son inteligentes, educadas, de trato amable con cualquiera que se les acerca y que tienen la humildad suficiente para saber dar gracias cada vez que tienen un éxito. En el circuito nacional femenino, en el Santander Tour, tratamos muy de cerca con las que están en camino de llegar al lugar en el que hoy está Carlota. Y da gusto comprobar que la semilla sigue dando frutos y que estas muchachas están todas cortadas con un patrón muy parecido.

Ayer estuve un buen rato leyendo referencias a la victoria de Carlota y repasando sus declaraciones a diferentes medios. Pude leer o escuchar cinco o seis veces la palabra GRACIAS, referida al gran Rogelio, a su nuevo entrenador, a su familia, a sus caddies, a sus compañeras...Te metes en el perfil de Facebook de la navarra y su foto no es de un triunfo individual (y lleva unos cuantos); es una imagen de un golpe suyo durante una Solheim. Un torneo por equipos. Esa es Carlota. Y esas son, y creo que no me equivoco, la gran mayoría de las mujeres que hoy llevan el nombre de España por el mundo.

A Carlota mi enhorabuena y la promesa de un buen solo de trompeta cuando la vea. A todas las demás jugadoras, hoy, mi respeto y mi confianza en que dentro de muy poco veremos más triunfos como este. Y, aprovechando que El Periodigolf me abre hoy este hueco, mi recuerdo y mi abrazo para la familia de Fernando Satrústegui que nos dejó anteayer en Madrid. Un buen hombre, un golfista aficionado con el que daba gusto jugar y charlar y un directivo federativo que trabajó con entusiasmo para que hoy estemos donde estamos. Descanse en paz.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios