elperiodigolf.madridiario.es

Partidos de dos jugadores cada 10 minutos y separados dos metros

¿Valientes o locos?, los campos de golf daneses abren sus puertas

¿Valientes o locos?, los campos de golf daneses abren sus puertas

miércoles 01 de abril de 2020, 19:18h

Uno de los primeros países en cerrar sus fronteras a extranjeros por la pandemia del coronavirus fue Dinamarca, que ha día de hoy, con casi seis millones de habitantes, cuenta con 3.275 infectados y 104 fallecidos, uno de los ratios más bajos de Europa y del mundo.

Junto con Noruega, Dinamarca ha sido el país que ha aplicado decisiones más restrictivas en este tema. Inmediatamente se procedió a la clausura de sus centros educativos y lugares de ocio, se prohibieron las reuniones multitudinarias y se cerraron todos los comercios excepto supermercados y farmacias. Unas decisiones que la población apoyó desde el primer momento en un 85%.

Ahora, casi un mes después, el fin del coronavirus en el país nórdico parece más cercano, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de test PCR que se han realizado -casi 1.000 test diarios de lunes a viernes y entre 300 y 400 cada fin de semana.

Todavía siguen las fronteras cerradas y además el SSI (Statens Serum Institute) ha desarrollado un método simple y rápido como alternativa a los test rápidos químicos de muchos laboratorios.

Además, el gobierno anunció hace quince días con retroactividad al 9 de marzo un acuerdo temporal con empresarios y sindicatos por el que el estado cubriera el 75% del sueldo de los trabajadores de empresas privadas que podrían perder sus trabajos por la crisis del coronavirus, siempre bajo el compromiso de que no haya despidos.

Ante esta situación, otra de las restricciones levantadas por el gobierno danés ha sido la del golf.

Y es que los campos daneses se han vuelto a abrir permitiendo partidos de uno o dos jugadores, con diez minutos de diferencia entre ellos y con una separación obligatoria entre jugadores de dos metros como mínimo. Bien es cierto que esta decisión de abrir depende, única y exclusivamente, de los campos y si alguno no quisiera abrir no tendría por qué hacerlo.

Entre las medidas de seguridad, no están permitidos -de momento- torneos, no se puede tocar la bandera con la mano, la cazoleta del hoyo debe estár levantada para que la bola no entre en el hoyo y los jugadores no puedan meter la mano en el agujero, ni usar los rastrillos de los búnkers. Los restaurantes, tiendas, vestuarios y bar del club permanecerán cerrados y los jugadores sólo podrán llegar 10 minutos antes de salir a jugar.

“Apoyamos una solución extremadamente cautelosa en la que asumimos la responsabilidad social siguiendo siempre las instrucciones de las autoridades", dijo Lars Broch Christensen, presidente de la Danish Golf Union.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios