elperiodigolf.madridiario.es
Vettel
Vettel

GP de Malasia: Ferrari vuelve a lo más alto 686 días después

domingo 29 de marzo de 2015, 16:03h
El alemán Sebastian Vettel logró este domingo para Ferrari la victoria
en el Gran Premio de Malasia, algo que no hacia desde hace 686 días,
tras someter en la pista de Sepang a los poderosos Mercedes del
británico Lewis Hamilton y del también alemán Nico Rosberg, que lo
acompañaron en el podio. Un puesto que Ferrari no conseguía desde el 12
de mayo de 2013, cuando Alonso, ahora en McLaren-Honda, se impuso en el
Circuito de Motmeló. El asturiano abandono por problemas mecánicos,
mientras que Carlos Sainz con Toro Rosso ha sido octavo y Roberto Merhi
con Manor finalizó en decimoquinta posición.

Sebastian Vettel ha puesto fin al imperio Mercedes en su segunda carrera con Ferrari. El alemán se ha subido a lo más alto del podio de Malasia tras una prueba impecable en la que Hamilton y Rosberg han sucumbido al poder del tetracampeón. De esta manera Mercedes ha encontrado rival. Y no ha tardado nada en hacerlo en este 2015. El supermotor alemán, Lewis Hamilton y Nico Rosberg ya tienen a quién temer. O a quiénes temer. Ya no están solos en el asfalto. Ya hay alguien que es capaz de ganarles. Y es que en Malasia no han sido ellos los más felices. En Malasia ha sido Ferrari la más sonriente, gracias al triunfo de Vettel en el calor extremo de Sepang.

Sí, ha sido Vettel, el mismo que tiene en su haber cuatro Mundiales. El mismo que el pasado año estaba triste y no ganó ni una sola carrera con el coche que le llevó a lo más alto. El mismo que cambió a Ferrari, a un Ferrari hundido que en 2014 no hizo otra cosa que el ridículo y que llevaba desde España 2013 sin saborear la dulce victoria. Sí, ha sido él. Ha sido él quien ha acabado en la segunda carrera de 2015 con el imperio Mercedes. Y es que menudo carrerón que se ha marcado el tetracampeón en Malasia. Desde antes de empezar lo tenía claro: iba a ganar. Desde antes de que se apagase el semáforo en Ferrari sabían que esta era la ocasión perfecta para volver a lo más alto. Australia no fue un espejismo, el viernes de Sepang tampoco. Y, esta vez sí, las buenas sensaciones se han transformado en victoria.

Una victoria lograda desde la seguridad, desde la confianza y desde el riesgo. Nada de ver a nadie a millas de distancia. Nada de luchar con unos Williams que acabaron a años luz de Sebastian Vettel y de un Raikkonen, cuarto, al que un pinchazo en la primera vuelta lastró su carrera. Pero Seb no pinchó. Seb "pinchó" la burbuja Mercedes en Kuala Lumpur con una brillante estrategia de dos paradas e incluso doblando a los dos Red Bull.

Cómo ha cambiado la vida en unos meses. Ahora el rojo vuelve a estar de moda en la F1, gracias a Vettel, a Raikkonen y a una nueva dirección que tiene todo claro como el agua para que la Scuderia vuelva a galopar y no repita el camino de tortuga de pasados años. Mercedes ya no parece tanto para ellos y eso que fueron rápidos. No lo suficiente eso sí y además fallaron desde el muro.

Por su parte y mientras tanto, quien se subió en un coche rojo de 2010 a 2014 no pudo cruzar la bandera a cuadros. No lo hizo a pesar de que el McLaren-Honda tuvo algún que otro destello en carrera. Ni Alonso ni Button acabaron, pero Jenson llegó a decir por radio que estaba sorprendido porque "alcanzaban a algunos coches". Sí, de hecho los alcanzaron, sobre todo a los dos Force India, pero la fiabilidad les pasó factura.

El asturiano se bajó del coche en la vuelta 22, cuando rodaba octavo en zona de puntos, mientras que el británico lo hizo pasada la vuelta 44 sumando kilómetros en la tropical pista de Sepang. Hace falta paciencia, mucha paciencia, pero duele y no precisamente poco ver a dos pilotos que suman tres títulos del mundo y que están en una escudería como McLaren, que cuenta con un motor Honda dejar la segunda carrera antes de tiempo y seguir con cero puntos en 2015.

Por otro lado, Sainz sigue creciendo. El madrileño se está saliendo. Salía en el puesto 15, pero ni tráfico, ni una salida con un par de pinchazos ni nada de nada. El de Toro Rosso está llamado a hacer cosas grandes en la F1 en un futuro y ha terminado en octava posición, mejorando lo conseguido en Australia y con otros buenos puntos en su bolsillo. Enorme el chaval, al que sólo queda aplaudir por su pilotaje y sobre todo por su forma de afrontar cada carrera. También gran noticia también lo es el ver a Roberto Merhi con el nuevo Manor cruzar la bandera a cuadros. Y es que Malasia ya es historia, el calor de Sepang ya es cosa del pasado y toca centrarse en China. Será ahí donde Mercedes deba recuperar su hegemonía, quebrantada por Sebastian Vettel en Kuala Lumpur. Y será ahí donde McLaren-Honda deba dar otro paso más que ponga a Alonso y a Button en el lugar donde sus títulos merecen.

Fernando Alonso se vio obligado a abandonar en la vuelta 22 por un problema en el coche. El español, que rodaba octavo y estaba en los puntos comento que "estaba alcanzando a los Red Bull y ha sido una grata sorpresa poder rodar con el grupo. Necesitamos muchas vueltas y mucha experiencia. No sé qué ha pasado en el coche, algún problema en la presión de aceite o de agua. Si hubiéramos tenido un invierno normal, estos pequeños fallos los habríamos descubierto antes". Y sobre su abandono también comento que, "yo no noté nada en el coche. Me dijeron que si podía bajar el ritmo y entrar a boxes porque vieron algún problema en los ordenadores. Que era mejor no seguir rodando. Ha sido un buen test para que lo que se haya roto ahora no se rompa en otra carrera".

En cuanto al británico Lewis Hamilton, segundo en el Gran Premio de Malasia, declaró tras la carrera que no pudo encontrar el equilibrio adecuado en su coche para poder discutir la victoria al alemán Sebastian Vettel. "No sé qué hubiera sucedido si en lugar de entrar a cambiar ruedas tras la salida del coche de seguridad me hubiese mantenido en pista como hizo Vettel", comento el actual campeón del mundo. Mientras que Rosberg cree que a partir de ahora el Mundial "será una lucha contra Ferrari"

Para Sainz, "Hemos hecho una carrera perfecta". El piloto madrileño ha vuelto a dar un paso más en su a buen seguro exitoso camino en la F1. Ha terminado octavo tras arrancar en el puesto 15 y reconoce que ha sido duro: "Cuesta estar casi dos horas subido a un coche a 60 grados". Pero imposible le era ocultar su felicidad tras la carrera: "Ha sido increíble. Estoy muy satisfecho. Sabíamos que llegar a los puntos significaba haber hecho una carrera perfecta y ser octavo hace que sea más perfecta aún. Estoy muy contento". Además habló sobre sus encuentros en pista con Verstappen: "Teníamos estrategias diferentes y cuando nos vimos en el asfalto le dejé pasar. Sabíamos que podíamos quedar los dos por delante de los Red Bull. Yo iba a mi carrera".

Y para terminar Roberto Merhi, que afirmó que "ha sido una carrera especial"

El español Roberto Merhi (Manor), decimoquinto en su debut en la Fórmula Uno. Y señaló que el Gran Premio de Malasia será "especial" por ser el primero que completa, y desea poder luchar en un futuro durante las carreras con los mejores pilotos.

Merhi, cuyo equipo no pudo salir en la calificación para la primera prueba del Mundial celebrada en Australia, firmó la decimoquinta posición en su estreno (a tres vueltas del campeón, el alemán Sebastian Vettel), a pesar de no haber podido participar en ninguno de los entrenamientos de pretemporada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios