elperiodigolf.madridiario.es

En el Salón de Ginebra

Citroën C4 Cactus, un bálsamo para Villaverde

Citroën C4 Cactus, un bálsamo para Villaverde

La marca del doble chevrón presentará en sociedad en el próximo Salón de Ginebra (del 6 al 16 de marzo) el C4 Cactus. Un modelo cuya producción en serie se iniciará el próximo 28 de abril en la planta que el Grupo PSA tiene en Villaverde y donde para readaptar máquinas, herramientas y los robots al nuevo modelo se han invertido cerca de 100 millones de euros.

El nuevo modelo, que llegará al mercado con unos ocho meses de retraso, también supondrá la contratación de 200 trabajadores nuevos, la recuperación del segundo turno de trabajo y la reducción, en tiempo, del ERE en la que esta asumida la fabrica madrileña y afecta a casi la totalidad de la plantilla, compuesta por 1.800 personas. Con 4,16 metros de longitud, durante todo este año el nuevo modelo compartirá la cadena de montaje con el 207 y el 207 CC, de donde saldrán 20 unidades al día, para subir a 35 en pocas semanas.

Un vehículo que tiene un protagonismo muy especial para la firma francesa, dado que es el primero de la nueva saga C, bajo cuya denominación se lanzaran futuros modelos económicos y funcionales recordando al mítico 2CV y totalmente contraria a la otra línea de lujo que pretende comercializar la marca del doble Chevron con las siglas DS, en este caso recordando al ya legendario tiburón. En principio estará animado por dos motores de ciclo Diesel de 92 y 100 caballos y otros dos de gasolina de 82 y 110 caballos. Y como curiosidad, el airbag del pasajero se despliega desde el techo hacia abajo y la carrocería va protegida por unas piezas intercambiables "Airbump" que ayudan a reducir el peso y el coste de las reparaciones. Su comercialización esta fijada para finales de junio y su precio esta aun por definir.

Un coche que se tardara en producir tan solo unas ocho horas y para reducir de una manera considerable los costes logísticos, el 85% de sus componentes también son fabricados en un radio de 460 kilómetros de la fábrica. En la actualidad, la capacidad de la fábrica es de 600 coches al día en dos turnos. Y en caso de una mayor demanda del C4 Cactus, se añadiría un tercer turno, para poder producir 150 unidades más.

Según los responsables de Citroën, en el C4 Cactus se desprende de todo lo superfluo, de lo accesorio, para centrarse en lo que aporta el máximo valor para disfrutar a bordo. Se trata de un nuevo concepto que une el bienestar de uso con el confort de todos los ocupantes del vehículo y tecnologías prácticas, intuitivas y fáciles de usar. Su tamaño es el de una berlina compacta con una longitud de 4,16 metros de longitud, 1,73 metros de anchura y 1,48 metros de altura, por lo que es más corto y estrecho que un C4.

La génesis de este modelo comenzó con la presentación del concept-car C-Cactus en el salón de Fráncfort de 2007. Un enfoque radical que lanzó una reflexión de fondo: ¿cuáles son las nuevas expectativas de los automovilistas? ¿Qué prestaciones cuentan realmente? Y este ejercicio ha llevado a los ingenieros y a los diseñadores a alterar los códigos y plantear los problemas de una forma diferente para explorar nuevas soluciones. Al final, se ha llegado a un desmarque pragmático en el que se prescinde de lo superfluo y se da más valor a todo lo que contribuye al bienestar del automovilista. Y el resultado se presentó bajo la forma del Citroën Cactus, prototipo que vio la luz el pasado mes de septiembre con motivo del Salón de Frankfurt. Y donde ya se veía muy claras las líneas y soluciones del ahora C4 Cactus.

Para la marca, el diseño exterior es fruto de una búsqueda continuada de volúmenes armoniosos y eficientes hasta en los más pequeños detalles, olvidando códigos automovilísticos tradicionales para explorar soluciones ingeniosas que aportan grandes ventajas. A simple vista, la silueta del nuevo modelo tiene su atractivo, es novedosa y sobretodo es fácil de memorizar. Por lo que presenta un estilo fácil de identificar, con superficies puras, lisas y volúmenes fluidos que renuncian a líneas agresivas. Otros elementos clave en el aspecto exterior son la parte trasera y elementos gráficos de contraste que se asocian a funciones específicas: protección con los Airbumps, pasos de rueda negros, transporte de objetos con los arcos de techo y luminosidad a bordo con el gran techo panorámico.

Un elemento llama la atención por su originalidad es lo que se denomina el Airbump. Este elemento está insertado en los flancos y en los paragolpes. Es la expresión de una estrategia que une cada rasgo de diseño con una función, ya que el Airbump refuerza el estilo del modelo, acentuando su carácter por su originalidad y sus posibilidades de personalización. Además, protege la carrocería en el día a día, ya que su superficie suave dispone de un tratamiento "soft" que resiste a las ralladuras y se puede elegir en cuatro colores.

Visto de frente, se caracteriza por superficies lisas que hacen destacar los chevrones, volúmenes fluidos con una unión sin ruptura del capó y de las aletas y una firma luminosa tecnológica con los las luces diurnas de LED y los faros integrados en los Airbumps. La parte trasera sigue el mismo principio con luces de LED de efecto 3D integradas en el ancho Airbump que protege el maletero.

En el interior, el primer objetivo de su diseño ha sido liberar espacio para el conductor y sus pasajeros, despejando el habitáculo para ofrecerles más holgura y un mayor confort. El salpicadero delgado y flotante permite liberar totalmente el suelo mientras que el pasajero delantero dispone, en la parte superior, de un amplio espacio, de fácil acceso, para dejar objetos. Este resultado se ha podido conseguir adoptando una interfaz 100% digital y optimizando la organización del puesto de conducción. Así, se ha sustituido el cuadro de instrumentos por una pantalla de 7 pulgadas, suprimiendo los botones en favor de una pantalla táctil de 8 pulgadas que permite acceder a todas las funciones: climatización, audio, navegación, servicios conectados y ayudas a la conducción. Además, se ha ubicado el airbag del pasajero en el techo.

Los asientos delanteros han sido diseñados inspirándose en un sofá, para proporcionar un mayor confort, que se completa con el techo panorámico dotado de un tratamiento térmico que deja pasar la luz, pero no el calor. El segundo objetivo de los diseñadores ha sido el de ofrecer un ambiente elegante y relajado a bordo. Y atrás un maletero de 358 litros de capacidad; es decir, 50 menos que el del C4.

En principio estará disponible con dos motores de ciclo Diésel de 92 y 100 caballos y dos de gasolina de 82 y 110 caballos. En el caso del Diesel de 92 caballos va unido a una caja de cambio automática ETG 6 de seis velocidades y el de 100 CV (BlueHDI) a una manual de seis velocidades. Esta última versión con unos consumos de tan sólo 3,1 litros cada cien kilómetros. En cuanto al 1,0 litros de gasolina, se trata de un tres cilindros con 82 caballos de potencia, que se comercializará con dos variantes, una con sistema Stop&Start y cambio automático y otra, sin Stop&Start y cambio manual. En cuanto al otro motor de gasolina tiene una capacidad de 1,2 litros de cilindrada, tres cilindros, turbocompresor y 110 caballos.

En definitiva, el Cactus es un vehículo digital, táctil y conectado. Todos los mandos están agrupados sobre una pantalla táctil de 8 pulgadas situada en el centro del salpicadero, ergonómica y fácil de usar. Y es que el conductor y los pasajeros cuentan con un portal de aplicaciones conectadas a Internet que tiene en cuenta los datos del vehículo: kilometraje, velocidad autonomía, posición GPS,.. para proporcionar informaciones adaptadas a sus necesidades como aviso de zonas de riesgo, localización de estaciones de servicio, lugares turísticos, etcétera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios