elperiodigolf.madridiario.es

Se retira uno de los grandes del golf español

Ignacio Garrido cuelga los palos tras 23 años como jugador profesional

Ignacio Garrido cuelga los palos tras 23 años como jugador profesional

martes 15 de marzo de 2016, 21:58h
El madrileño Ignacio Garrido, con sólo 43 años, se ve obligado a tomar esta decisión “por problemas físicos derivados de una fuerte protusión discal en la espalda y una mononucleosis vírica que me diagnosticaron hace dos años y de la que afortunadamente estoy curado”. “Es una decisión dura pero no puedo hacer otra cosa”, asegura Garrido a Elperiodigolf.com.

Ignacio Garrido lleva el golf en las venas. Su tío Germán y su padre Antonio -ganador de la Copa del Mundo y de la Ryder Cup, entre otras grandes citas- fueron los que desde muy pequeño le metieron el golf en las venas. Con esos antecedentes, Nacho no es que lo fuera a tener más fácil para hacerse golfista profesional pero desde luego iba a tener los mejores consejeros muy cerca para cumplir el sueño que ya habían alcanzado antes su padre Antonio y su tío Germán.

Nacido en Madrid en 1972, Nacho se hizo profesional en 1993, año en el que debutó en el Challenge Tour Europeo con una victoria en el Challenge AGF para pasar al año siguiente al European Tour.

Tras tres temporadas fogueándose por los torneos y campos de media Europa, el madrileño firmó su mejor año en 1997. En aquel curso acabó sexto en la Orden de Mérito y fue seleccionado para formar parte del equipo europeo de la Ryder Cup que en el mes de septiembre se iba a disputar, con la capitanía de Severiano Ballesteros, en el mítico recorrido de Valderrama, que este año acogerá por primera vez en su historia el Open de España.

Además del equipo europeo de la Ryder Cup, con el que consiguió una brillantísima victoria en Valderrama, Nacho Garrido disputó también el Seve Trophy en 2003 y ha representado a España en la Eisenhower Trophy, en 1992, en la Dunhill Cup en las ediciones de 1995, 1996 y 1997 y en las Copas del Mundo de 1995, 1996, 1997 y 2003.

En su carrera individual, el madrileño ganó su primer título del Tour Europeo en Alemania en 1997, el Volvo German Open, aunque un año antes lograba el triunfo y la famosa daga que recibía el ganador de manos del Rey de Marruecos en el Hassan II Trophy, en 1996. Varios años después conseguía la que ha sido su victoria más importante, el Volvo PGA Championship, en 2003, en un año en el que aquel triunfo fue muy sorpresivo para él mismo ya que todavía andaba haciendo cambios en su swing y su juego no estaba siendo todo lo brillante que buscaba.

Garrido ha tomado parte a lo largo de su carrera en once torneos del Grand Slam jugando un Masters de Augusta en 1998, en el que no pasó el corte, un US Open, también en el 98 en el que también falló el corte, seis Open Championship con una décimo cuarta plaza en 2010 como mejor resultado, y tres PGA Championship con una cuadragésimo primera posición en su primera participación en 1997.

Pero ahora, tres ese extenso e intenso currículum y una carrera llena de buen golf, con apenas 43 años, Ignacio Garrido tiene que decir adiós al golf profesional de máximo nivel debido a sus problemas físicos. “Siempre me ha gustado entrenar y trabajar mucho, llegar bien preparado a los torneos y darlo todo en el campo pero el cuerpo ha dicho basta y mis médicos me lo han confirmado. Mi espalda y una protusión muy complicada en la espalda no me permiten seguir entrenando al nivel que un profesional necesita para rendir al máximo e incluso para poder jugar con garantías, así que la decisión es clara. Cuando mi médico me dijo que no podía seguir entrenando lo tenía claro: no iba a poder seguir”.

Y es que parece un contrasentido pero cuanto más entrena y trabaja para fortalecer su espalda peor es para una protusión que no tiene solución. “Puedo nadar y hacer un ejercicio moderado pero nada más, y así es muy difícil plantearse seguir jugando”, asegura Garrido, que no descarta jugar alguna vez que otra. “Podré echar alguna pachanguita con mis amigos pero poca cosa, la verdad.

Pero a Nacho Garrido no se le cierra con esta retirada, ni mucho menos, la puerta de su profesión de golfista. Cualquier buen aficionado querría dar alguna clase con todo un ganador de la Ryder Cup y los conocimientos del madrileño en este sentido son vastísimos y muy aprovechables. Desde hace años gestiona su Ignacio Garrido Golf Experience Academy, ubicada en estos momentos en el complejo de El Estudiante, en Madrid, donde seguirá seguro viviendo el golf desde ese primer plano que tanto le ha gustado, el de la enseñanza. y, por supuesto, tampoco descarta nuevas opiniones médicas o algún tratamiento. "No doy mi brazo a torcer. Nunca se sabe y desde luego seguuiré intentándolo".

Nacho busca ahora la mejor forma de terminar su carrera y la ocasión llegará con la disputa del BMW PGA Championship que se jugará en Wenthworth del 26 al 29 de mayo y en donde Nacho quiere dejar la competición de máximo nivel, en el mismo campo en el que consiguió aquella memorable victoria que todos aún recordamos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios