elperiodigolf.madridiario.es

Superbowl, guacamole y espectáculo de golf

Por Josega Fernández
lunes 08 de febrero de 2016, 20:06h

El fin de semana de la 50 Superbowl ha eclipsado cualquier otro acontecimiento. No es para menos. Los datos de esta final de la NFL son impresionantes. Sin embargo, la victoria de Hideki Matsuyama ante Rickie Fowler en una prueba con récord de asistencia recuerda que el golf puede también convertirse en un espectáculo de primer orden.

A punto de empezar la Superbowl, Hugo Costa, director de Canal Plus Golf, aseguraba en su twitter que con permiso de la Superbowl, el espectáculo estaba en el final del Phoenix Open con el play off de Rickie Fowler y Matsuyama. Y no le faltaba razón.

Es cierto que la final de la NFL traspasa los límites de lo imaginable. Se calcula que han sido 160 millones de espectadores, y que ha generado más de 500 millones de euros, superando a la pelea de Mayweather y Pacquiao. Lo anuncios del intermedio, a 4,8 millones de dólares el medio minuto, son inalcanzables, y el fin de semana no se habla de otra cosa hasta el punto de que se comenta también que se han consumido 3.600 toneladas de guacamole, 1.300 millones de alitas de pollo o 14.000 toneladas de patatas fritas, según el Consejo Nacional del Pollo.

De acuerdo. Sin embargo en el TPC de Scottsdale se ha producido otro espectáculo no menos impresionante. El sábado se superó el récord de asistencia a una ronda de golf. 201.033 espectadores. Ya sólo el hoyo 16 con una grada que acoge a 18.000 espectadores debe convencer de que el golf es puro espectáculo.

El debate se abre cada año. El Match Play anima el espectáculo, y las pruebas de cuatro rondas Stroke Play, por golpes, puede acabar siendo algo pesado. Pero llega el Waste Management Phoenix Open y vemos que también puede haber alegría y emoción en las pruebas de golf. Puede que los puristas no lo aprueben, pero dentro del decoro y la educación el ambiente del hoyo 16 es espectacular. De hecho ya el año pasado se prohibió lanzar balones a la grada y las carreras de caddies, por seguridad, es decir, que se pueden poner límites.

No está de más pensar en ir añadiendo detalles de este tipo en las pruebas de golf. Este fin de semana se ensombrece por la Superbowl, pero en otro momento puede convertirse en portada de informativos y cambiar esa imagen del golf más tradicional. Los reyes del espectáculo son capaces de eso y de mucho más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios