elperiodigolf.madridiario.es

Opinión

Mirar a la bola

miércoles 12 de julio de 2017, 17:57h

Esto seguramente te sonará, y si crees que no, haz caso y, remédialo y tu nivel de golf mejorará.

“Tengo que acordarme de mirar a la bola hasta después de golpearla, cuando ya no esté donde estaba”. Tienes más que comprobado que, cuando lo haces así, tus golpes son más sólidos y le pegas con el centro de la cara muchas más veces. Así, mientras calientas para jugar un torneo o un simple partido con los amigos, te esfuerzas, te obligas, miras a la bola, mantienes la postura, que es lo que se quiere conseguir manteniendo la mirada, y tus golpes son tan buenos que piensas: “¡Ja! Hoy sí, hoy los voy a poner finos a todos”.

Luego llegas al “tee” del uno, esperas a que te toque salir, te atacan un poquito los nervios y si, para cuando es tu turno y le pegas a la bola sigues acordándote de mirarla, bienaventurado sea Dios porque lo normal es que para entonces se te vaya la mirada detrás por la angustia de saber si va a la calle o empezamos la mañana buscando en el “rough”. Reconoce, también, que si a la primera has sido capaz de mantener la postura, no tardarás en olvidarte de tan importante premisa y en pocos golpes estarás dándole a la cocorota de la bola que saldrá rodando por el suelo como si alguien la persiguiera.

Vale, pues todo esto es para argumentar lo frágil que es la memoria del golfista. A estas alturas ya nos hemos olvidado de la victoria de Sergio en el Masters demostrando una frialdad y un aplomo enormes en los últimos hoyos y en el desempate, justo lo contrario de lo que hacía años que se le criticaba. Mucho más ha pasado a la historia, reciente pero historia, el comienzo de temporada de Jon Rahm, que en su primer año completo como profesional está dejándonos a todos con la boca abierta. Ya ganó en el PGA Tour a poco de empezar la temporada, ha conseguido segundos y terceros puestos y, seguramente para evitar que nos olvidemos de lo bueno que es, del futuro inmenso, victorioso y creo que cercano que tiene, ha vuelto a ganar, ahora en el Tour Europeo, donde por cierto acaba de aterrizar esta temporada. Su victoria en el Open de Irlanda ha sido apoteósica, machacando el récord del torneo y sacando seis golpes al segundo. Y con todo esto no tiene que preocuparse, nos acordaremos de lo magnífico que es, por una vez no nos fallará la memoria. ¿Será esto lo que llaman memoria Rahm?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios