elperiodigolf.madridiario.es

Nuevo motor

BMW M4 Cabrio, altas prestaciones a cielo abierto

BMW M4 Cabrio, altas prestaciones a cielo abierto

Por Florentino García
lunes 07 de abril de 2014, 22:01h

La firma alemana no para y ya tiene preparada otra gran novedad para compartir protagonismo con el X4 en el próximo Salón de Nueva York (18 al 27 de abril). Se trata de la versión cabrio del M4, un modelo que mantiene los rasgos del coupé, con un frontal con una parte baja del paragolpes reinterpretada para conseguir mejor refrigeración y apoyo aerodinámico, el capó abombado en su parte superior, las características branquias en los laterales y en la zaga, los cuatro escapes redondos situados bastante centrados en la zona del difusor. La capota es rígida, abatible de tres partes y se abre en solo 20 segundos pulsando un botón. Y si lo desea el conductor, también puede hacerlo cuando el coche está en movimiento a una velocidad de hasta 18 km/h.

Con 253 kilos más que el coupé, esta animado con un nuevo motor que recupera la estructura de seis cilindros en línea que desapareció en la anterior generación del M3 de 2008, que llevaba un ocho cilindros en V. También es novedad que por primera vez no es atmosférico, sino que equipa dos turbocompresores, un conjunto que rinde 431 caballos de potencia (11 CV más que el anterior) y que estará disponible con un cambio manual de seis velocidades o automática de doble embrague y siete relaciones (DKG).

Aun sin precio, estará a la venta en otoño.

El nuevo M4 Cabrio es el descapotable de quinta generación que prolonga la tradición de los coches deportivos de altas prestaciones aptos por igual para los circuitos como para el tráfico urbano. Y recurre al elegante trazado de las líneas del modelo descapotable de la serie 4 de la firma alemana. Gracias a su diseño, logra establecer un nexo armonioso entre la silueta elegante e inconfundible de equilibradas proporciones del coche con el techo abierto, y la expresión extraordinariamente dinámica de un coche tipo cupé (sin montante B) cuando el techo está cerrado. Considerando su expresión estética, el nuevo modelo evidentemente también es parte de la gama de modelos M3/M4. Así lo indican varios rasgos de diseño, entre ellos los marcados y característicos nervios del capó, los llamativos espejos retrovisores exteriores de doble soporte, así como también los abombados pasos de rueda delanteros y posteriores, que acogen llantas forjadas de aleación ligera de 18 pulgadas u, opcionalmente, de 19 pulgadas.

Visto desde delante, llama la atención por los marcados perfiles de las superficies de formas llamativamente tridimensionales, que le confieren al coche una parte frontal muy expresiva. Se identifica de inmediato y sin lugar a dudas como coches de BMW M, gracias a diversos elementos de diseño característicos, entre ellos los modernos faros dobles con tecnología LED, la marcada parrilla ovoide doble con varillas de color negro, las llantas características de BMW M con dobles radios, el emblema M, así como también el llamativo faldón delantero con tres entradas de aire de gran tamaño para la refrigeración del motor de altas prestaciones y para enfriar los frenos. Otros elementos de diseño típicos de BMW M son los nervios característicos sobre el capó, que realzan la gran potencia del motor M TwinPower Turbo y que, además, procuran el espacio necesario que ocupa el intercooler.

Visto desde un lado, también impresiona el dinamismo que irradia el modelo. Las típicas proporciones de los coches de la marca alemana (largo capó, gran distancia entre ejes, habitáculo retirado hacia atrás y mínimos voladizos) se acentúan adicionalmente mediante diversos rasgos típicos de los modelos M, con los abombados pasos de rueda y el expresivo moldeo de las superficies no dejan duda sobre el potencial dinámico que albergan ambos modelos. Y entre los detalles que acentúan el dinamismo cabe mencionar también la nueva forma de las branquias de diseño M, que además de tener una finalidad estética, también cumplen funciones específicas. Estas branquias albergan los "air breathers", que junto con las "air curtains" del faldón delantero consiguen que el guiado del aire sea óptimo en la zona de los pasos de rueda, mejorando así la aerodinámica del modelo.

También y al igual que en la berlina M3 y en el M4 Coupé, también en el M4 Cabrio se aplicó de manera consecuente el criterio del uso inteligente de materiales ligeros. Concretamente, el capó del motor y las aletas delanteras son de aluminio. Además, numerosos componentes del chasis también son de este ligero metal. Adicionalmente, en muchas zonas del nuevo M4 Cabrio se utilizan plásticos reforzados con fibra de carbono (CFRP), un material extremadamente rígido y, a la vez, sumamente resistente. Por ejemplo, el árbol de transmisión es de CFRP. Por esta razón, es de una sola pieza, lo que permite ahorrar una cantidad considerable de peso y, además, reduce las masas giratorias. La barra de torretas de CFRP montada en el vano motor apenas pesa 1,5 kilogramos, pero es más rígida que una barra comparable de aluminio. Esta barra contribuye esencialmente al excelente comportamiento del coche en curvas y a las precisas respuestas a cualquier movimiento del volante.

Otro dato a destacar es que el interior de la capota rígida abatible de tres partes del nuevo M4 Cabrio está completamente revestido, por lo que su capacidad de aislamiento acústico es excelente y, además, ofrece un buen aislamiento térmico durante el invierno. Simplemente pulsando un botón, la capota puede abrirse en 20 segundos. Si lo desea el conductor, también puede hacerlo cuando el coche está en movimiento a una velocidad de hasta 18 km/h.

El motor que lo anima es el mismo que se usa en la berlina M3 y en el M4 Coupé, es decir, el nuevo propulsor de seis cilindros en línea con tecnología M TwinPower Turbo y capaz de subir hasta altas revoluciones. Un motor de 3.000 cc que ofrece una potencia de 431 caballos de potencia, disponible a lo largo de un amplio margen de revoluciones. El par máximo es de 550 Nm. Considerando estos datos, el M4 Cabrio no solamente es capaz de alcanzar prestaciones extremadamente deportivas (para acelerar de 0 a 100 km/h apenas necesita 4,4 segundos si está equipado con la caja de cambios M de siete marchas y doble embrague (opcional), sino que también cuenta con suficientes reservas de potencia a las que se puede recurrir en cualquier momento si se conduce relajadamente, disfrutando del aire libre con la capota abierta. La velocidad máxima está limitada 250 km/h, aunque con el paquete opcional Driver se puede subir el límite a 280 km/h.

Y para terminar, reseñar que tiene un equipamiento de serie muy completo, pero el cliente puede adquirir numerosos equipos opcionales para mejorar la estética, el dinamismo y el confort de su automóvil. Y es que los equipos ofrecidos por BMW Individual permiten conferirle al coche una personalidad muy propia y exclusiva, para disfrutar aún más de la conducción. Los colores y los materiales especiales pueden adaptarse perfectamente a las preferencias del cliente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios