elperiodigolf.madridiario.es
Golpes de ensueño

Golpes de ensueño

martes 25 de noviembre de 2008, 00:00h
El pasado domingo 23 de Noviembre la mayoría del país estaba pendiente de la final de la Copa Davis de Tenis entre Argentina y España, pero yo fui de los pocos que iba a contracorriente porque estaba disfrutando de la última jornada del Open de Hong Kong, aunque eso sí, de vez en cuando cambiaba de canal para ver cómo iba la cosa en Mar del Plata. Y digo disfrutando, porque en el play off que disputaron el chino Lin Wen Tang, el norirlandés Rory McIlroy y el italiano Francesco Molinari, tuve ocasión de ver los dos mejores golpes en mucho tiempo.

Como aún me faltan dos fascículos para terminar el curso de adivino, ignoro si serán los dos golpes del año, sobre todo el del chino, pero seguro que estarán en el top cinco. Es cierto que la temporada solo ha hecho que comenzar, pero seguro que ambos estarán en ese catálogo figurado de los grandes tiros. Si tienen ocasión de verlos les aconsejo que no se los pierdan.

Fueron similares. Ambos a la izquierda, fuera de Calle y entre arboles. El plano que nos daba la tele nos hacía presagiar que lo más sensato era sacar la bola a la calle, pero ninguno de los dos se podía tomar esa licencia, ya que el que lo hiciera perdía el torneo. El chino erró en el primer Hoyo y le cambó ola cara. En ese Golpe espectacular la dejó a poco más de un metro de bandera. La sonrisa volvió a su rostro. En el hoyo dos de desempate, fuera ya Molinari, fue McIlroy el que se fue prácticamente al mismo lugar que Lin. Tuvo que dar un golpe muy cerrado para poder tener alguna opción. El tiro fue magnífico, dejándola en Green a poco más de dos metros de bandera.

El torneo se lo llevó el chino que la dejó Dada de segundo, el primer asiático que conquistaba el torneo en diez años. Pero yo me quedo con esos dos golpes de dos jóvenes jugadores que me alegraron la tarde.

En ese mismo torneo destacaría la extraordinaria actuación de Pablo Larrazábal que tuvo opciones a la victoria y que se quedó a dos golpes del triunfo, pero es muy digna de destacar la fenomenal participación del alemán Bernard Langer, que por edad bien podría ser el padre, o casi el abuelo, de más de uno de los jugadores y que hasta el final también estuvo en la pomada en un torneo de cuatro jornadas, teniendo en cuenta que él como sénior juega a tres.

Luego, al final de la tarde, Verdasco le ganaba a Acasuso el tercer punto de la Davis y los españoles se trajeron para acá la preciada ensaladera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios