elperiodigolf.madridiario.es

Opinión

Pinta bien

martes 09 de mayo de 2017, 10:25h

Creo que a estas alturas nadie duda del inmenso y espectacular futuro que tiene nuestro nuevo genio del golf, Jon Rahm. No hay que ser muy avispado para darse cuenta de que este chaval va a ganar muchos torneos, Grandes y medianos, campeonatos del Mundo y Ryders Cup.

En prácticamente media temporada lleva una victoria, Farmers Insurance Open, un segundo y un tercero en Campeonatos del Mundo y el cuarto de esta semana, con el añadido de poder decir que tiene seis “Top Ten”, casi cuatro millones de dólares de ganancias y está cuarto de la Clasificación de la Fedex Cup, tercero de la Carrera a Dubai y duodécimo en el Ranking Mundial. Sus facultades saltan a la vista, su carácter ganador se deja ver cada vez que tiene ocasión y demuestra una madurez impropia de su edad, lo que parece asegurar lo antes dicho, que tenemos ganador para cualquier torneo y para muchos años.

Sin ir más lejos, este fin de semana ha estado rondando los puestos de cabeza en el Wells Fargo Championship durante los cuatro días, y en la cuarta jornada estuvo en disposición de ganar y llegó a ir primero empatado y hasta primero en solitario hasta que falló en el hoyo quince y se puso detrás de Dustin Johnson y Pat Perez. Lo mismo le ocurrió al que a la postre resultó ganador, Brian Harman, que adelantó a los dos líderes que ya habían firmado la tarjeta con un “birdie” en el diecisiete y otro en el dieciocho, increíble este último con toda la presión y convirtiendo un “putt” de ocho metros y medio para conseguir el menos diez ganador.

En el partido siguiente venía Jon, que desde la calle y preparado junto a su bola para dar el segundo golpe, vio como el “birdie” de Harman le obligaba a conseguir el “eagle” para salir al desempate. Golpeó magníficamente y con una línea inmejorable, pero el exceso de metros fruto de la adrenalina le llevó fuera de “green” por detrás y su “chip” se pasó más de la cuenta porque indudablemente tiró a meterlo para lograr también él el menos diez. El “putt” de vuelta no entró y sólo logró el par, con lo que quedó cuarto. Ser más conservador y hacer en cuatro este par cinco le habría colocado entre los diez primeros del mundo, pero la ambición le hizo intentar el “eagle” y le felicito por ello. Que entrará en el “Top Ten” no lo dudo, y a poco tardar, pero me encanta ver que no le tiene miedo a nada. Felicidades Jon, y sigue así, que vas por el mejor camino.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios