elperiodigolf.madridiario.es

Opinión

Ángel Marqués de Ávila.
Ángel Marqués de Ávila.

Solidez europea

lunes 29 de septiembre de 2014, 18:24h
La expresión de la "unión hace la fuerza", ha sido clave en la nueva victoria de Europa a USA, en la Ryder Cup 2014, es la octava en la últimas diez ediciones, las actuación de los doce magníficos del continente ha sido ejemplar.

Mucho tendrían que copiar los políticos europeos de este equipo de golf, que haciendo un símil son doce jugadores de golf, como hace unos años eran doce los países miembros que configuraban la Unión Europea.

Desde el primer día de los tres que dura la competición, Europa mostro sus cartas, juventud y veteranía, unión, y buen ambiente que se reflejaba en todas parejas formadas tanto para el fourballs como para el foursommes.

En esta primera jornada se marcó la primera diferencia que en la segunda se vio incrementada, dejando un 10 a 6 para afrontar la jornada decisiva del domingo en la que match play es el protagonista, es el momento de la verdad.

Y Europa no defraudo, redondeo las anteriores jornadas endosándole a USA un rotundo 16,5 contra 11,5. La Ryder una edición más se quedaba en manos europeas.

Está visto que la simbiosis vivida los dos primeros días, sirvió para engrasar el mecanismo individual que el domingo cada uno puso en marcha utilizando con destreza los palos de la bolsa con fina cirugía, como si de un auténtico cirujano se tratase para dejar una vez más claro que Europa manda en este deporte de la "pelotita", sobre el resto de continentes, en especial sobre el todo poderoso Estados Unidos.

Es la octava ocasión en las 10 últimas ediciones en la que el histórico trofeo se queda en las vitrinas del viejo continente, el sexto triunfo en siete torneos en el siglo XXI y el tercero seguido. Europa ha dado la vuelta al histórico dominio de Estados Unidos en la Ryder, y manda por 11-7 desde que la competición se abriera a todos los jugadores continentales gracias al empeño de Severiano Ballesteros.

Los americanos venían con ganas de revancha después de lo ocurrido en la anterior edición en suelo estadounidense donde Europa les dio una lección de humildad que nunca olvidaran.

Pero en el campo escoces de Gleneagles, los nuestros no les han dado la más mínima oportunidad y les han pasado por encima con toda naturalidad, sin hincharse el pecho después de lo acontecido hace dos años, sino desde el mismo espíritu ese que les hizo famosos, y que de momento les sigue guiando no sabe desde donde pero ahí están los resultados que siga por muchos años encendido ese faro de la humildad y de la unidad, representado por el símbolo de las estrellas de Unión Europea.

Una vez más Europa ha demostrado su solidez en todos los aspectos del juego ante la escuadra estadounidense que no ha sabido solventar esta buena racha del golf europea, de momento seguimos disfrutando de estos "jabatos", deseamos y esperamos que dure muchos años esta buena racha, desde luego ganas después de lo visto durante estos tres días  no les va a faltar.

Ha habido un detalle que quiero destacar sobre el resto, y que a mí me ha llamado especialmente la atención, y ha sido el "buen rollo" que ha existido durante toda la competición en el equipo viendo como un alemán, un danés, un sueco, un francés, un inglés, un español, un escoces, un gales y un norirlandés, cada uno de su padre y de su madre, pero parecían todos hermanos, bonito ejemplo en un momento de tanto separatismo.

Estos doce hombres han demostrado que para ganar y alcanzar altas cotas es mejor la unión que la separación.   

La Ryder se quedaba en Europa. Otra vez. Viva la Unión. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios