elperiodigolf.madridiario.es

Un swing por la escuadra

El lagarto.
El lagarto.

Lagarto cree en octavos

domingo 15 de junio de 2014, 23:59h
El mítico estadio de Maracaná -hoy cumple 64 años de vida- acogió a la argentina de Leo Messi frente a la selección de Bosnia. Los bosnios nunca habían jugado un partido del mundial pero el escenario, el rival y el entorno eran únicos para un histórico debut.

Muy lejos de Maracaná, en Curitiba, donde todos piensan en Chile, los españoles celebraban una barbacoa para hacer más piña todavía. Todos creen que pueden ganar a la otra roja y luego a Australia para esperar a terminar segundos y jugarse los octavos de final contra Brasil, si es que queda primera de su grupo.

Uno de los convencidos es Diego Costa. El hispano brasileño sabe que está ante una de sus mejores oportunidades para tocar la gloria en un equipo que fue campeón del mundo hace sólo cuatro años y que, como entonces, empezó perdiendo el primer partido, contra Suiza.

Costa, que nació en un pequeño pueblo llamado Lagarto sabe muy bien donde está pero también de donde procede, por eso y por otras cosas en su pueblo una escuela de fútbol llamada "Balón de Oro" vive con emoción las actuaciones de su gran ídolo con más devoción si cabe.

Todos los niños de Lagarto quieren salir de su pueblo. A todos sin excepción les apasiona el fútbol pero todos saben que como si ídolo Diego -las paredes de la escuela de futbol y del campito que tienen están decoradas con dibujos del delantero del Atlético de Madrid- si triunfan con la pelota y juegan al fútbol sacarán de la pobreza a sus familias y dejarán las penurias para siempre.

Costa sabe de dónde viene y a donde va -igual el año que viene al Chelsea- pero estos días lo único que quiere es hacerlo bien, ganar a Chile y a Australia y luego lo que venga, que parece que será Brasil para, entre otras cosas, demostrarle a los niños de Lagarto que su estrella es un grandísimo jugador y que eligió España porque es allí donde le querían.

Pero eso a los niños les de lo mismo. Diego es su Diego, el de Lagarto, el del Atleti y el que prefirió cumplir su sueño de jugar un mundial con España que no jugarlo con Brasil, por mucho que diga ahora Felipe Escolari.

Diego quiere jugar los octavos y si es contra la Canarinha mejor pero, sobre todo, no quiere defraudar a sus chicos y no sé porque pero me parece que no lo hará.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Elperiodigolf

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.