elperiodigolf.madridiario.es
Oosthuizen le roba el protagonismo a Quirós

Oosthuizen le roba el protagonismo a Quirós

Por Guillermo Salmerón
domingo 09 de enero de 2011, 00:00h
El marbellí Manolo Quirós ha sido, sin duda, el golfista de la semana firmando una excelente actuación en el Open de Africa, tercera prueba del Tour Europeon de 2011, en donde acabó segundo con 16 bajo par después de tres birdies consecutivos en el 16, 17 y 18, y metiendose en el play-off por el título junto al inglés Chris Wood y al sudafricano y ganador del Open Británico en 2010, Louis Oosthuizen que, al final, se llevó la victoria.


Las sensaciones del golf español esta temporada pueden ser magníficas si siguen como hasta ahora. En estas primeras semanas de temporada -la de 2011- ya hemos vivido la espectacular victoria de Pablo Martín Benvides en Sudfárica, las excelentes actuaciones de Manuel Quirós y Carlos del Moral en el Open de Africa y el triunfo en Tailandia del equipo europeo capitaneado por Colin Montgoemrie en el Royal Trophy, también con Pablo Martín Benavides como protagonista de excepción.

Hubiera sido mucho pedir ver a Manolo Quirós ganar en el Open Africano pero su actuación ha sido, sin duda, sobresaliente. Con algunos de los mejores jugadores del mundo en el campo y con los más destacados del universo sudafricano luchando por la victoria, terminar en los primeros puestos de la clasificación era ya algo absolutamente destacable.

Tanto Manolo Quirós como Carlos del Moral tenían el domingo la oportunidad de luchar por la victoria pero ninguno de los dos jugó a su mejor nivel el último día del torneo. El valenciano no estuvo fino pero aguantó entre los quince primeros, que no es un mal resultado.

Manolo tampoco estuvo como había jugado los tres días anteriores en Sudáfrica. Al final un putt en el 18 de unos seis metros le dió la opción de esperar a ver si podía ganar. Para elló tuvo que embocar tres birdies consecutivos en el 16, 17 y 18 que dejaban bien a las claras la madera de la que está hecho el malagueño.

Los tres putts que embocó tenían más de cuatro metros cada uno de ellos y los solucionó con muchísima tranquilidad y frialdad, aunque seguramente la profesión iba por dentro. Una tranquilidad que no había tenido durante todo el día, a pesar de haber firmado 69 golpes, y que al final, apoyado por su novia y caddie circunstancial Laura Cabanillas, le llevó a soñar con un triunfo que le podía cambiar la vida.

En la casa club esperaban a Oosthuizen el propio Manolo Quirós, recien llegado tras su birdie en el 18 y el inglés Crhis Wood, que ya llevaba sentado en la misma silla cerca de media hora casi sin moverse. Los dos apenas se miraban a la cara. Si el gandor del British hacía el par en el 18 habría play-off entre los tres y si terminaba con birdie todo habría acabado ahí. Louis tenía un approach de unos sesenta metros a bandera en el 18 y muchas opciones de dejar la bola muy cerca del hoyo.


El sudafricano, con un wedge en sus manos, le dió a la bola una gran linea pero algo más de potencia de la necesaria y no fue capaz de dejar su bola en green. Con su bola reposando en el rough las opciones desempate entre los tres aumentaron mucho. Louis falló el approach y el desempate estaba servido.

Quirós tenía la mejor oportunidad de su vida para cambiar el destino que se había marcado este año después de sacarse la tarjeta en la escuela del Tour Europeo. En su primer torneo con la tarjeta este año se había asegurado un gran pellizco ecómico gracias a su segundo puesto con algo más de 92.000 euros, pero ahora le quedaba rematar la faena e intentar ganar, pero las cosas no iban a ser sencillas.

En el 18 su salida fue excepcional. Los tres cogieron la calle y Oosthuizen fue el primero en approchar dejando su bola a unos cuatro metros de bandera ante el delirio del público. Wood fue el segundo. Su bola se quedó corta, a unos 8 metros de bandera mientras que Manolo no pudo dejar su bola en green y debería approchar desde fuera.

La bola del malagueño se quedó a unos centimetros del hoyo y el par estaba hecho. Wood también firmó el cuatro pero Oosthuizen, con el birdie, se hacía con el triunfo apagando, en cierta manera, la felicidad de un Manolo Quirós que no pudo culminar su excelente actuación con una victoria.


Vea la clasificación

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios