elperiodigolf.madridiario.es

Opinión

No me gusta Reed

martes 10 de abril de 2018, 12:00h

Como decimos cada año al comentar el Masters recién jugado, ¡qué bonito e interesante ha estado el torneo! Que lo digamos cada año no le quita veracidad a la afirmación, y si echas la vista atrás te darás cuenta que así ha sido en cada una de las ediciones anteriores hasta donde la memoria alcanza. Sólo ha habido un aspecto que no me ha gustado de esta edición, y me lo voy a guardar para más adelante.

Me hubiera encantado que ganara Jon Rahm, ¿cómo no?, y la verdad es que hubo momentos en que parecía que no era una utopía. Luego su vuelta se fue aplanando y ni él avanzó lo suficiente, ni el “leader” lo hizo suficientemente mal. También, descartado Jon, me hubiera gustado que ganara Ricky Fowler porque este chaval hace tiempo que se merece ganar un Grande y lo creo así porque tiene juego de sobra para hacerlo, porque no se arruga nunca y siempre prevalece su juego agresivo, y porque es un caballero de los que engrandecen este deporte. Espero que Ricky gane pronto un “Major”, y aunque no tengo duda de que lo hará, preferiría que la espera no se alargara en el tiempo para no lastrarle como les ha ocurrido, por ejemplo, a Phil Mickelson y a Sergio García.

Otro que también me hubiera alegrado el día ganando es Jordan Spieth. Es una delicia ver jugar a este chico, y demuestra que puede vencer a cualquiera sin necesidad de hacer más metros que nadie con el “driver”. El resto del juego de Spieth me encanta, sobre todo su “putter” y su complicidad con el “caddie” seguramente es una buena parte de su éxito que le recomiendo que cuide.

Si sigo repasando la lista de jugadores llego a Bubba Watson, que también hubiera sido un vencedor que me hubiera gustado. Bubba juega distinto, como Mickelson en sus buenos tiempos, y siempre es entretenido verle manejarse por el campo. En fin, podría seguir repasando el “leaderboard”, y ya habrás notado que me falta uno de los importantes. Sí, ya lo avisé al principio. No dudo de que Reed se ha merecido ganar, pero no me gusta nada que lo haya hecho. Se ganó mi antipatía en las últimas Ryder Cup, y no consigo tragarle. Aún así hay que reconocer lo que es indiscutible, y de buenos deportistas es felicitarle. Ahora ya pasemos a pensar en el Open de España, que será un éxito seguro y que comentaremos dentro de siete días.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios