elperiodigolf.madridiario.es

Opinión

Rahm, objeto de estudio

lunes 27 de marzo de 2017, 19:05h

Tras el espectacular duelo mental de los titanes Johnson y Rahm, sólo podemos tener halagos para ambos. Lo del vasco no tiene nombre y nos tiene a todos atónitos. Desde el punto de vista psicológico empieza a ser ya objeto de estudio.

Jon es un jugador que emana hambre de victoria por los poros de su piel. Sus gestos, su forma de caminar, su mirada, como se coloca a la bola…todo en él le hace verse como ganador y que los demás (incluidos sus rivales) también lo crean. Esto es algo que en Match Play da mucha ventaja. Además, en esta modalidad, es importante la capacidad para mantenerse fuerte mentalmente, especialmente a partir de los hoyos 12, 13, que producen una mayor tensión desde el punto de vista psicológico, una capacidad que en este torneo Rahm demostró tener bien entrenada.

Quizás donde encontró mayor dificultad fue en los primeros hoyos de la final. Por un momento dio la sensación de que su atención dejó de estar 100% en su juego, y se centró más en el resultado y en ganar los hoyos, que en lo que debía hacer en cada golpe para poder conseguirlo. Puede que le faltara un punto de concentración, más centrado en el proceso. Se pudo ver algún fallo de compromiso con el golpe, también le faltó algo de calma y temple, y parecía estar esperando un buen golpe y resultado al que poder agarrarse de nuevo y remontar, algo poco controlable, y que le dificultó centrarse más, en buscar esas sensaciones que había tenido hasta ese momento, revivirlas, visualizarlas, sentirlas, antes de ejecutar cada golpe, hacer una buena rutina y buscar un estado de calma y concentración que le permita ejecutar los golpes que sólo él sabe hacer.

La sensación en la segunda vuelta fue la de que volvió a salir ese Rahm al que empieza a acostumbrarnos. ¡Parece que verse abajo en el marcador, le hace venirse arriba! De nuevo empieza a darlo todo en cada golpe, poniendo al campeón del mundo entre las cuerdas y ejecutando un golf que nos hizo a todos tambalearnos del sofá hasta el final.

Sin duda Jon habrá aprendido muchísimo de este torneo, se puede ir orgulloso y con la cabeza muy alta, como todos los españoles, y con un nuevo aprendizaje y objetivos de mejora que sin duda, entrenando con su psicólogo y con la experiencia en grandes competiciones, superará con creces.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios