elperiodigolf.madridiario.es

Motor

Peugeot 2008, crossover con vocación universal

Peugeot 2008, crossover con vocación universal

Desde el pasado 23 de mayo la marca del león ha puesto a la venta el modelo 2008, un vehículo con una carrocería tipo todoterreno, aunque dicta mucho de ser un 4×4 al uso y que viene para sustituir al de 2013 con cambios estéticos, una renovada línea de equipamiento y nuevo motores. Se trata de un crossover urbano que destaca por su habitabilidad, modularidad y confort, argumentos suficientes competir con modelos como los Nissan Juke, Renault Captur, Opel Mokka… Derivado del 208, mide apenas 4,16 metros de largo y 1,74 de ancho, por lo que es 19,7 centímetros más largo, igual de ancho y 9,6 centímetros más alto que el 208 y, con una carrocería 2,5 centímetros más alta desde el asfalto.

Con tracción a las ruedas delanteras y cuatro niveles de equipamiento (Acces, Active, Allure y GT Line), las versiones con el nivel mas alto: Allure y GT Line, equipan de serie neumáticos con especificación M+S “Mud+Snow” (Barro+Nieve) y un sistema denominado Grip Control, con el que aumenta la motricidad en terrenos de baja adherencia adaptando el funcionamiento del control de tracción y variando la distribución de par entre las ruedas delanteras. Y se puede elegir a través de un mando situado en la consola central hasta cinco modos: Normal, nieve, barro, arena y ESP Off. Para animarlo, dos motores Diésel con una misma cilindrada, el 1.6 BlueHDi con 99 y 120 caballos, y tres de gasolina con el motor 1.2 PureTech (con 82, 110 y 131 CV). Mecánicas que se asocian a un cambio manual de cinco relaciones, menos los más potentes en Diésel y gasolina, que es de seis velocidades. También, el gasolina de 110 CV tiene como opción uno automático de seis velocidades. Su precio, desde 14.600 euros.

El 2008 es un modelo de peso desde que llegara al mercado en 2013. Y la prueba de ellos es que los clientes han apostado por sus líneas y sus prestaciones dinámicas. El resultado, sus ventas han gozado de un crecimiento continuo, que ha llevado su producción hasta las 585.000 unidades en todo el mundo y en Europa, este éxito se ha materializado en una presencia sólida en el podio de su categoría desde su lanzamiento.

Ahora, con su actualización, el diseño añade fuerza y robustez a los códigos de su segmento. Sus pasos de rueda, su calandra vertical y sus paragolpes protegen tanto a la carrocería como a sus pasajeros. Y el techo ondulado, las barras de techo, el embellecedor del portón trasero y el alerón se caracterizan por un diseño sofisticado. También, los faros con molduras negras y cromadas y garras 3D reflejan, desde el exterior, el alto nivel de la tecnología a bordo.

En el interior, el ambiente luminoso subraya tanto la riqueza de los materiales como el cuidado por los detalles, que está presente en cada elemento. Y con el nuevo acabado GT Line, ofrece un habitáculo más deportivo y elegante, en el que se combinan el rojo y el negro, colores ya presentes en varios modelos de la marca. Mientras que la banqueta trasera, en proporciones 1/3-3/2, hace pasar el volumen del maletero de 410 a 1400 litros en un instante.

Además, en cada una de las plazas, el pasajero dispone de numerosos espacios guardaobjetos, bien pensados y fáciles de localizar, gracias a las luces de techo LED delanteras y traseras: guantera, bandeja y portalatas cerca de la palanca de cambios, compartimento cerrado en la consola, bolsillos en los respaldos de los asientos delanteros... El volumen total de almacenamiento alcanza los 24 litros. También, la subida de gama viene acompañada de un nuevo nivel de acabado. La nueva generación del Peugeot 2008 contará con los niveles Access, Active y Allure, coronados por el GT Line. Presente en varios modelos de la gama Peugeot, ofrece a los clientes una estética deportiva y elegante.

El 2008 GT Line cuenta con llantas exclusivas de 17 pulgadas Eridan, diamantadas y de color negro brillante. Elementos negros sustituyen a los cromados de serie en el resto de versiones en el contorno de la calandra, los embellecedores de los faros antiniebla, las coquillas de los retrovisores y las barras de techo. La rejilla incorpora facetas en color Black Chrome y letras rojas, deportivas, mientras que el paragolpes trasero de acero inoxidable está decorado como una salida de escape. Y los logos GT Line están situados en las aletas delanteras y el portón.

La estética Racing tiene su reflejo en el habitáculo. Al abrir las puertas, llaman la atención los umbrales de acero inoxidables con la inscripción “Peugeot”, los pedales de aluminio y las alfombrillas con bordes rojos. Y el head-up display está iluminado por un cerco de LED rojos, que reproduce la estética RedLine de la pantalla táctil. Pespuntes rojos recorren los asientos delanteros, la banqueta trasera, los apoyabrazos de las puertas, el fuelle y el pomo de la palanca de cambios, la empuñadura del freno de mano y el volante compacto. Estos dos últimos elementos están elaborados en cuero plena flor. Los cinturones de seguridad incorporan los ribetes rojos que adornan los tiradores de las puertas delanteras.

También, para la nueva generación de su SUV compacto, ha marca ha llevado a cabo una reflexión profunda, con el objetivo de ofrecer la mejor experiencia a bordo. El resultado es un control total de los equipamientos gracias al Peugeot i-Cockpit, que encarna la conducción intuitiva, ágil y segura. Se trata de un puesto de conducción depurado, que favorece la atención y la concentración al volante. El conductor se siente cómodo a los mandos: el automóvil vuelve a ser sinónimo de placer. Y con la mirada siempre en la calzada, el control del volante compacto dirige el vehículo con precisión: se establece un lazo instintivo con la carretera. Además, permite una posición de conducción más relajada, gracias a una mejor apertura de los brazos y una posición más baja de las manos.

Sin apartar sus ojos del entorno, el conductor recibe la información clave sobre el funcionamiento de su 2008. Los datos se concentran en su eje visual por medio del cuadro de instrumentos head up display, rodeado por LED azules. Esta innovación requiere un menor desgaste físico y mental para supervisar el estado del automóvil. Y con su mano izquierda, el conductor puede activar y definir los parámetros del regulador y el limitados de velocidad, mientras que con la derecha puede manejar su teléfono móvil desde la pantalla táctil de 7 pulgadas, a través de la función Mirror Screen. Esta pantalla también transmite lo que sucede detrás del 2008, por medio de la cámara de marcha atrás, además de supervisar el Park Assist, que realiza maniobras de aparcamiento asistidas.

Por último, con la mano derecha también se gestiona el Grip Control, gracias a la rueda que da acceso a sus cinco modos. Con el mando situado en la consola central, el Grip Control amplía las posibilidades de uso del 2008 gracias a una tracción que se adapta a condiciones de baja adherencia. Este sistema patentado está asociado a una distancia al suelo de 16 cm y a neumáticos Mud & Snow (M&S) certificados para uso invernal, Goodyear Vector 4Seasons, una garantía de polivalencia durante todo el año.

Flexible y polivalente, el Grip Control optimiza la tracción en función del terreno, gracias a una gestión eficiente de las ruedas delanteras. Este sistema deja siempre el control en manos del conductor que, en todo momento, puede confiar en la inteligencia de este equipamiento, gracias al modo Estándar, o seleccionar un modo por medio de la rueda: El modo Estándar está pensado para condiciones normales, con un nivel de adherencia normal. El modo Nieve adapta al instante el deslizamiento de cada una de las ruedas delanteras a las condiciones de adherencias. En cuanto la velocidad del vehículo alcanza los 50 Km/h, el sistema pasa automáticamente al modo Estándar. El modo Todocamino permite desplazarse con seguridad por terrenos deslizantes (barro, hierba mojada...). Asegura el arranque del vehículo en esas condiciones, trasladando el máximo de par motor posible a la rueda con mayor adherencia. Al actuar como un diferencial de deslizamiento limitado, está particularmente adaptado a la circulación por caminos y pistas forestales. Está activo hasta los 80 Km/h. El modo Arena mantiene simultáneamente deslizamiento en las dos ruedas motrices, lo que permite avanzar en un suelo suelto y limitar el riesgo de quedar atrapado en la arena. En cuanto la velocidad del vehículo alcanza los 120 Km/h, el sistema pasa automáticamente al modo Estándar. Y el modo ESP Off deja al conductor la opción de desconectar totalmente el ESP y el Grip Control a velocidades inferiores a 50 Km/h y gestionar la motricidad del 2008 con total libertad.

El Grip Control está disponible en motores de a partir de 100 CV, tanto si están asociados a una caja manual o a una automática como si montan neumáticos de 16" o 17". Aprovecha plenamente la capacidad del 2008 para exhibir un comportamiento dinámico de referencia en cualquier terreno.

Por otro lado, las tecnologías incorporadas en el 2008 hacen más fácil el día a día. La función Mirror Screen, compatible tanto con Mirror LinkTM1 como con Apple Car Play, muestra el contenido del smartphone del conductor en la pantalla táctil del vehículo, que puede disfrutar de sus aplicaciones de un modo intuitivo y seguro. Y por motivos de seguridad evidentes, este acceso depende de la situación del vehículo. Cuando está en movimiento, sólo se permite el uso de aplicaciones útiles para la conducción.

Entre las aplicaciones destacan StartMyPeugeot, que recoge la documentación digital del vehículo, iCoyote, una aplicación social de información de tráfico y zonas de alerta, o Parkopedia, que permite encontrar una plaza de aparcamiento. Y para una mayor seguridad en recorridos urbanos, el 2008 dispone de la tecnología Active City Brake, un sistema de frenado automático ante riesgos de colisión. Este dispositivo permite reducir la gravedad de los accidentes e, incluso, evitarlos. Cuenta con un sensor láser de corto alcance, con tecnología LIDAR, situado en la parte superior del parabrisas. Detecta obstáculos como un vehículo, detenido o en movimiento, que circule en el mismo sentido y por el mismo carril. Si el conductor no interviene, a una velocidad máxima de 30 Km/h, el Active City Brake se pone en marcha, realizando un frenado a plena potencia de modo automático, con el fin de reducir la diferencia de velocidad entre el 2008 y el obstáculo. La deceleración automática puede alcanzar los 10 m/s².

Además, cuenta con el Park Assist saca el máximo partido a la compacidad del 2008 para hacer más fáciles los desplazamientos en ciudad. Tras activar la función, el conductor selecciona en la pantalla táctil el tipo de estacionamiento: en línea o en batería. Y para sacar el vehículo de la plaza de aparcamiento, basta con recurrir de nuevo a la inteligencia de Park Assist, que está disponible incluso en pendientes, gracias a la función Hill Assist.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios