28 de noviembre de 2021, 1:02:06
Amateurs

La estrella del encanto


St. Regis Bahía Beach Resort, sin paraíso no hay golf

Por Josega Fernández (Puerto Rico)

En un santuario natural con certificación Oro por la organización Audubón, encaja a la perfección el primer Resort de 5 estrellas de Puerto Rico, donde no podía faltar el golf con un campo de 18 hoyos diseñado por Robert Trent Jones Jr. especialmente integrado en la naturaleza. Se trata de un golf con una condición paradisíaca.


La consigna que se escucha al entrar en cualquiera de las 139 habitaciones de St. Regis Bahía Beach Resort es rotunda: “este es su acceso al paraíso”. Con casi 200 hectáreas, el complejo brilla por su respeto a la naturaleza. Un santuario con certificación Oro por la organización Audubón que cuenta con 53 especies de aves y 14 de peces, que respeta el medio ambiente sin utilizar productos químicos en el cuidado de las especies naturales, se preocupa por la reforestación e incluye en su paisaje nidos de tortugas marinas. La combinación de mar y de vegetación tropical es la esencia de este enclave con la bióloga Marcelo Cañón al frente.

Junto a las actividades propias de un resort, con SPA, piscina frente al mar, club de tenis o gimnasio, y tres restaurantes de diferentes especialidades, la exclusividad son sobre todo sus caminos en medio de la propiedad. Más de seis kilómetros para pasear, correr o montar en bicicleta disfrutando de la variedad natural. Además, el parque acuático en el lago, que se reparte por el complejo a través de 6 hectáreas, y donde se pueden hacer deportes náuticos. Y por supuesto los más de 3 kilómetros de playa, que redondean las opciones. Particularmente agradable es la terraza del Loby bar, un porche frente al mar flanqueado por palmeras que rodean un espacio de césped ideal para encuentros.

En este panorama paradisíaco no podía faltar el golf. La diversidad de la oferta de golf en Puerto Rico permite tener escenarios exclusivos. Uno de ellos es Bahía Beach Resort & Golf. Un recorrido de 18 hoyos diseñados por Robert Trent Jones Jr. y abierto en 2008, dos años antes de la llegada de St.Regis, y que se integra en la red Troon Golf. Su objetivo, los socios del Club, que ascienden a 300, pero también los huéspedes del hotel, que en un 70 por ciento vienen por el golf.

Alberto Ríos, director de golf, no cierra la puerta al jugador local externo, pero la prioridad son los socios y los turistas, que cuentan con ofertas especiales por entrar con plenos derechos al paraíso. Es un golf menos accesible pero el que llega lo disfruta al cien por cien. Alrededor de 17.000 salidas al año en su mayoría de los socios, mientras que los turistas suponen un 25 por ciento. También hay torneos sociales, pero una minoría porque priman las salidas más particulares.

Esta exclusividad no impide que Alberto Ríos asegure que Puerto Rico “es un destino de golf con distintos hoteles y una diversidad de campos de golf”, aunque reconoce que hace falta más promoción del golf por parte de las autoridades.

El recorrido tampoco deja indiferente. Con 15 hoyos con algún tipo de agua y dos hoyos junto al mar, combina el paisaje de playa con el de la vegetación y el bosque del Yunque. En este paraíso no todo vale. Alberto Ríos define muy bien el campo al asegurar que “es de estrategia, hay que poner la bola en su sitio”, y aconseja no coger el driver en algunos hoyos.

Hablando de hoyos, Alberto Ríos no quiere mojarse. “No hay un hoyo emblemático, que es lo quería Robert Trent Jones Jr.”, dice, pero es inevitable fijarse en el hoyo 18, paralelo al mar y a la Casa Club. Ríos destaca también el 2, un par 4 muy técnico, para colocar desde salida y el 15, un par tres con mangle antes de green y con el helecho que sirve de logo del Club.

Se trata de que el jugador “disfrute”, y por eso los greenes tienen movimiento pero “no es lo más difícil”, y se cuida el mantenimiento al detalle. Destaca también el cancha de prácticas, frente al bosque de El Yunque para practicar con uno de los mejores testigo de la isla.

Queda claro que para St. Regis Bahía Beach Resort sin paraíso no hay golf, y antes de pensar en el juego es necesario plantearse entrar en otro mundo, eso sí, siempre rodeado de naturaleza.

Elperiodigolf.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  elperiodigolf.madridiario.es