20 de octubre de 2020, 5:11:38
Gaceta del motor


La inducción se abre paso para recargar coches eléctricos

Por Gaceta del Motor

Cargar las baterías de tu coche eléctrico sin enchufarlo pronto dejará de ser una fantasía. Según Harald Kroeger, jefe de Desarrollo de electricidad, electrónica y e-Drive de Turismos Mercedes-Benz, “en unos pocos años vamos a poder equipar a la próxima generación de vehículos eléctricos e híbridos con tecnología de carga inductiva”. La estimación es que en dos o tres años se pueda producir esta tecnología en serie.


Recargar la batería será más fácil que nunca con la tecnología de inducción, en poco tiempo podrás pedir tu placa de carga móvil junto con tu nuevo vehículo. Laplaca de carga tiene unas medidas de 70 x 70 cms. y unos 6 cms. de alto. El espacio entre la placa de carga en el suelo y la bobina del coche es de unos 10 cms.

Su uso es tan sencillo como colocar la placa bien sujeta al suelo y conectarla a la red eléctrica con un cable de alimentación. El proceso de carga se inicia automáticamente cuando el coche está aparcado encima de la placa. Puedes usar placas adicionales para colocar en la oficina, en tu garaje, en tu casa de veraneo, en cualquier sitio donde exista un enchufe.

La tecnología de carga inductiva no es totalmente nueva, se usa en dispositivos comunes como cepillos de dientes eléctricos o para recargar smartphones. En este caso podemos pensar en el transformador como un cargador dividido en dos: una bobina se ha instalado en el coche y la otra se instala en la placa de carga.

Como regla general, cuando el vehículo se acerca a la placa se establece contacto a través de una WLAN a una distancia de unos 10 metros, la placa de carga se ilumina y te indica que el proceso se ha iniciado. No hace falta una precisión milimétrica a la hora de aparcar el coche encima de la placa para que comience la recarga.

Sin interferencias
El sistema está diseñado para obtener el máximo provecho de una toma de corriente doméstica, “Estamos en condiciones de transferir hasta 3,3 kilovatios, suficiente para recargar la batería del vehículo en el mismo tiempo que se tarda hoy en día”, afirma Kroege. Y hay potencial de mejora en la capacidad de transferencia de las futuras generaciones de cargadores.

El sistema de carga inductiva es compatible electromagnéticamente con cualquier dispositivo que se encuentre en su entorno, no tendrás problemas de interferencias que afecten a otros aparatos cercanos. Y también hay compatibilidad con las personas, ya que las ondas electromagnéticas están muy por debajo de los límites obligatorios.

Esta tecnología hace más práctico el uso diario de tu coche eléctrico, olvídate de los cables para recargar tu coche y lánzate a la carretera.

Elperiodigolf.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  elperiodigolf.madridiario.es